Mostrando entradas con la etiqueta Zarzaparrilla. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Zarzaparrilla. Mostrar todas las entradas

HOMEOPATÍA E INFECCIÓN DE ORINA.


En homeopatía, existen remedios para aliviar los dolores y el malestar provocados por la cistitis: dolor al orinar, ardor, escozor, debilidad, fiebre, picor, mal olor, coloración de la orina, etc... A continuación mostramos algunos de los remedios homeopáticos más utilizados.

Aconitum apellus: Un remedio que es utilizado para que a la hora de miccionar, esta sea menos dolorosa o escueza menos. 

Apis mellifica: Este remedio viene muy bien cuando no paramos de orinar y orinar. En sí, orinar frecuentemente cuando se sufre cistitis porque ayuda a expulsar el agente infeccioso. No obstante, si escuece mucho, sobre todo al final de la micción, el Apis mellifica viene fenomenal.

Belladonna: Si el Apis es capaz de reducir la frecuencia urinaria, la Belladonna puede hacer que la micción sea menos dolorosa. También es un remedio si existe una micción con una pequeña cantidad de sangre en la orina, aunque en todo caso hay que acudir al médico para un revisión.

Berberis vulgaris: Otro remedio para ese dolor típico de la cistitis y del ardor que se extiende a la uretra. Además, sirve para evacuar toda la orina, que no se quede en la uretra y pueda irritar aun más. Desaparece la sensación de que quedan unas gotas de orina en la uretra.


Otros remedios para la micción dolorosa, la irritación y escozor, son:

Cantharis, Boorax, Umbellata Chimaphila, Clematis, Equisetum, Lycopodium, Nux Vomica o Zarzaparrilla.


Qué dosis hay que tomar?

Después de seleccionar el remedio que más se acerque a nuestra sintomatología, debemos tener en cuenta que, como norma general, si nos automedicamos, debemos empezar por las dosis de menor potencia. La potencia aumenta en la siguiente escala: 6X, 6C, 12X, 12C, 30X o 30C.

Las instrucciones deben leerse y si puede ser, pedir consejo al farmacéutico o médico naturista.

Muchos médicos sugieren que los remedios homeopáticos pueden empezar a tomarse del siguiente modo: Tome una dosis y esperará una respuesta. Si no se observa mejoría, continuar esperando y dejar que el remedio actúe. Si se empieza a sentir la mejora, se puede tomar otra dosis. La frecuencia de la dosis varía según el estado y el individuo. A veces, una dosis puede ser necesario varias veces por hora; otras veces una dosis puede estar indicado varias veces al día; y en algunas situaciones, una dosis por día (o menos) puede ser suficiente.

Si este no es efectivo en un plazo razonable de tiempo, seleccione un remedio diferente.

En general, estos remedios no tienen contraindicaciones, no obstante, si se toman otros medicamentos o se sufre alguna enfermedad, es conveniente comunicárselo al médico.