Infección de orina: cuidado con el bañador.

Durante los meses de verano, o si acudimos a la piscina muy de continuo, tenemos que tener cuidado con el bañador y la humedad. Mantener un bañador mojado durante mucho tiempo, junto con el calor, facilita que proliferen hongos y bacterias que fácilmente pueden producir una infección. Por eso, y sobre todo si tenemos infecciones recurrentes, debemos prestar una especial atención para que, a causa del bañador, no se nos produzca una infección.
Algunos consejos:

- Si te pruebas un bañador ajeno (aunque sea nuevo)... nunca se te ocurra quitarte la ropa interior.
- Además, se aconseja que se lave antes de usarlo por primera vez. En el proceso de fabricación pasa por máquinas y manos que pueden no ser higiénicamente saludables.
- No estés mucho rato con el bañador puesto si está mojado. Es conveniente cambiarlo y ponerte ropa seca , sobre todo si no te vas a bañar más.
- Después de utilizarlo, lávalo bien. No por estar bañándote está limpio, lávalo bien para eliminar bacterias y hongos.
- No os prestéis trajes de baños. Es una prenda que se encuentra en contacto con las partes íntimas y, puede producir un contagio simplemente por prestar o que te presten el traje de baño.


Estos consejos que son muy evidentes y parecen lógicos, a veces no se practican. Y el caso es que durante el verano suelen aumentar las infecciones urinarias, vaginales, etc.