El poder del apio.

Por su poder diurético y alcalnizante el apio es uno de los mejores remedios caseros y naturales para los problemas de infecciones de orina.

Primeramente, la capacidad depurativa y diurética del apio, favorece la expulsión de las bacterias y otros gérmenes infecciosos que producen la infección. Evitando así que se infecte la vejiga o los riñones, por tanto, si se come bastante apio, las infecciones serán menores y/o menos graves.

Segundo, el poder alcalinizante del apio evita que se desajuste el Ph del cuerpo y sobretodo de las vías urinarias.

Así que ya sabes, si quieres evitar las infecciones de orina, debes comer apio diariamente. Pero si tienes cistitis recurrente (u otro tipo de infección de las vías urinarias) puede tomar apio con el siguiente remedio:

Verter 1 cucharada de semillas de apio en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar por 10 minutos. Presionar las semillas y tomar esta preparación distribuidas en tres tomas diarias.