Un remedio muy sencillo: el calor.

En la práctica del yoga, se eliminan las contracturas y las tensiones y, gracias a estirar y presionar los músculos y órganos con los ejercicios, se consigue que cada parte del cuerpo funcione correctamente aportando un nuevo flujo de riego sanguíneo que facilita la eliminación de toxinas, la oxigenación de los tejidos,  y la aportación de nutrientes. Consiguiendo así que se mantengan sanos los órganos y músculos implicados en los ejercicios del yoga.

Pero no es necesario hacer yoga para el problema de la cistitis (aunque es aconsejable). Basta con aplicar calor en el bajo vientre.

Para este remedio natural, casero y fácil de hacer, simplemente necesitamos aplicar una compresa caliente o una botella de agua caliente o incluso tomar un buen baño. Esto, no sólo alivia los síntomas, sino que también trae más sangre con glóbulos blancos y otros productos sanguíneos que combaten infecciones en el área afectada. 

Además, puedes combinar los baños de calor con otros remedios para los problemas de infecciones de orina, como por ejemplo los baños con infusiones con tomillo y manzanillas o tomar zumos de limón o arándano rojo.

Pero este remedio no es recomendado para las embarazadas, ya que pudiera causar defectos de nacimiento o abortos espontáneos. 

El árbol Lapacho.

Lapacho en flor.
Cuando sentimos ardor y picor en la vagina, flujo vaginal de color blanqucino y espeso con peculiar olor a levadura y/o molestias al orinar, lo más probable es que tengas una infección producida por hongos vaginales... el más común la Cándida.

Un remedio para infecciones vaginales producidas por Cándida, es la utilización de ciertas partes de un árbol originario de sur y Centroamérica. La infusión de Lapacho es buenísimo para combatir el hongo. Uno de los componentes de este árbol "curatodo", también conocido con el nombre de Pau d´arco o Tabebuia, combate la excesiva presencia de Cándidas en los tejidos.

Prepara el remedio:

Benefíciate pues, de esta virtud, hirviendo 15 gr de corteza de lapacho en 750 ml. de agua durante un cuarto de hora. Divide el preparado en 3-4 dosis y tómala a lo largo del día y si quieres endulzarla, puedes introducir una cucharada de miel.