Caléndula.

En muchos casos la infección de orina se hace persistente y por más antibiótico que se tome, la cistitis vuelve y vuelve. Para estos casos, en que la infección se cronifica, toma una taza de infusión de caléndula tres veces al día y, de forma regular lava la zona con una infusión fría de caléndula.

La caléndula, de propiedades antisépticas y fungicida, es utilizada mucho en ginecología ya que, aparte de tratar las infecciones, es empleado también para disminuir el dolor menstrual. Esta planta actúa de forma eficaz contra la reproducción descontrolada de la cándida, el hongo que produce la mayoría de las infecciones vaginales.

También puedes añadir la infusión de caléndula al agua de baño y mantenerte en remojo de 15 a 20 minutos.