La falta de higiene como causante de la cistitis.

Para evitar la cistitis, uno de los aspectos principales es la higiene. Una correcta limpieza e higiene de estas partes intimas y sensible después de hacer ejercicio y sudar, o después de defecar o después de tener relaciones sexuales, ayudará a evitar que aparezcan irritaciones vaginales. Se ha comprobado que cerca del 80% de las infecciones de orina se producen a causa de una higiene inadecuada.

La limpieza debe realizarse de adelante hacia atras para evitar contaminar la vulva , o uretra con restos fecales y sus bacterias.

Los jabones deben ser suaves y abundante agua. Por el contrario, se deben evitar los jabones aromatizados, champús, desodorantes íntimos, sales de baño, compresas aromatizadas y todo lo que pueda irritar la uretra.

Se puede evitar la sudoración (en parte) las ropas que impidan o dificulten la evaporación del sudor, especialmente medias panty, bragas apretadas, prendas de fibra sintética, etc.. El algodón es lo más indicado en estos casos.